mentirosos los apostoles ?

5 abr. 2015

 Los primeros en dudar de la resurrección de
Jesús fueron los mismos apóstoles. Se les aparece
Jesús mientras están encerrados en una habitación,
y, en lugar de gritar: "¡Aleluya!", dicen: "¡Fantas-
ma!". Las mujeres que van al sepulcro no se alegran
de encontrarlo vacío, sino que piensan que se han
"robado" el cuerpo del Señor.

 Fue el descreído Renán, quien dijo que una
mujer "alucinada" -la magdalena- había dado a
Dios al mundo. Es una frase que impresiona a los
que no examinan con imparcialidad el Evangelio.
No fue sólo María Magdalena quien vio a Jesús
resucitado, fueron los apóstoles, los discípulos de
Emaús, quinientas personas más lo contemplaron
el día de la Ascención al cielo.

 Durante cuarenta días, Jesús se estuvo apare-
ciendo a sus apóstoles y discípulos. No era el caso
de que tantas personas estuvieran "alucinadas",
viendo apariciones, platicando con Jesús, comiendo
con Jesús.

 De todos es ampliamente conocida la vida de
los apóstoles; las primeras comunidades cristianas
los apreciaron como individuos de una santidad
extraordinaria. Todos ellos sellaron su predicación
con el martirio. No es posible que personas "de tal
santidad" se hubieran convertido de pronto en un
grupo de "farsantes", de "engañadores". Es impo-
sible pensar en un San Pedro y asociarlo a la figura
de un "mentiroso". Al leer el Evangelio de Juan,
en ningún momento se nos cruza por la mente pen-
sar en algún "fanático exaltado".

 La mejor evidencia del efecto de la resurrección
de Jesús en la vida de los apóstoles es la asom-
brosa "transformación". Jesús, al resucitar, les en-
vía al Espíritu Santo que los cambia totalmente.
Esto se transparenta al cotejar los Evangelios y el
libro de los Hechos de los Apóstoles. En los Evan-
gelios, se evidencian muchos defectos y dudas en
los apóstoles. Pedro es un "fanfarron" muchas
veces; cobardemente niega al Señor. Los demás
apóstoles "buscan con egoísmo los primeros puestos".
Una vez transformados por la acción del
Espíritu Santo, son "nuevas creaturas", la santidad
dimana de su personalidad, de sus escritos.

 ¿Como es posible que ese grupito de personas
-doce- de escasos recursos y de gran sencillez
hayan podido "transformar" el mundo con el mensaje
de Jesús? No eran ellos. Era Jesús resucitado que
seguía viviendo en su iglesia por medio del Espíritu
Santo. Nuestro Credo, por medio de una imagen,
desscribe a Jesús "SENTADO A LA DERECHA
DEL PADRE". Esa es una imagen. Nosotros sabemos
y experimentamos que jesús resucitado sigue viviendo
entre nosotros: "Yo estaré con ustedes
todos los días hasta el fin del mundo" (Mt. 28,20).

Resultado de imagen para los apostoles



Texto tomado del libro:
¿En qué creemos los Católicos?
Autor: P. Hugo Estrada s.d.b.

0 comentarios:

Publicar un comentario