los catolicos adoramos las imagenes? (1ra parte)

18 ago. 2019

Prohibido Hacer Imágenes?

Primera Parte.


El Señor prohibió, tajantemente, hacer imágenes
"para adorarlas", como hacían los pueblos paganos.
El Señor mismo, que había prohibido hacer imágenes
para adorarlas, en el capítulo 20 del Éxodo, fue el 
mismo que, cinco capítulos más adelante, mandó
construir el Arca de la Alianza, símbolo de la
presencia de Dios, que tenía en la parte superior dos
imágenes de querubines. Ciertamente no era para que
las adoraran, sino para que recordaran que Dios se sirve
de sus mensajeros -los ángeles- para adorarlo a El y para servirlo (Ex 25, 17-22).
En el Templo levantado por Salomón, las paredes
estaban revestidas de imágenes de querubines (1 R 6, 29s).
Se lee en la Biblia que el mismo Señor le
concedió la unción de su Espíritu a Besalel para que
esculpiera y tallara lo que iba a adornar el Templo
(Ex 31, 1-5).  A la entrada del Templo se hallaban doce
toros de metal (1 R 7, 23-26). El palacio de Salomón
fue adornado con esculturas de leones, toros y
querubines (1 R 7, 28s). Hay que recordar que entre
los pueblos paganos a algunos de estos animales se
les rendía culto de adoración.

  No deja de llamar la atención que el mismo
Señor, que prohibió hacer imágenes para adorarlas,
le ordenara a Moisés fabricar una serpiente de bronce
para que la colocara en los alto de un hasta para que
los que habían sido mordidos por las serpientes
venenosas quedaran curados cuando vieran  la imagen
de la serpiente. Ciertamente la imagen no tenía
ningún poder mágico. Los israelitas se sanaban porque
ponían su fe en la promesa del Señor. La imagen de la
serpiente sólo les servía para recordar la promesa
de curación que el Señor les había hecho. Y, aquí
viene lo interesante. pasaron muchos años. El pueblo
se siguió infectando con la idolatría de sus vecinos, y
terminaron "adorando" la imagen de la serpiente.
  Tanto así, que el Rey Ezequías tuvo que destruirla
para evitar ese pecado (2 Re 18,4). Aquí se puede
apreciar, a cabalidad, la diferencia entre "adoración"
y simple "veneración". Cuando el pueblo veía con
fe la IMAGEN de la serpiente de bronce, no la estaban
adorando: estaban haciendo algo agradable a Dios.
  Cuando el pueblo se pervirtió, comenzaron a "adorar"
la serpiente, con la convicción que dentro de ella
estaba la divinidad. Eso sí era idolatría. lo que los
diez mandamientos del Señor prohibían: porque era
adorar una imagen como que fuera algo divino.






                                                 Segunda Parte ...

  El libro de Josué describe el momento en que,
después de una derrota vergonzosa, Josué y los
ancianos van a "POSTRARSE" ante el Arca de la
Alianza, y lloran compungidos ...









Tomado del Libro:
Dificultades con Nuestros Hermanos
Protestantes.

Autor:
P. Hugo Estrada, s.d.b.